07 may

  • Por tecnoweb
  • En Apps
  • Comentarios No Permitidos

Debido a la expansión sin precedente que han mostrado los dispositivos móviles, cada vez son más las empresas que deciden crear y desarrollar su propia app. Sin embargo, antes de lanzarse a crear una app conviene determinar si resulta rentable, en tiempo y dinero, para mi negocio. No se debe caer en el error de lanzarnos a desarrollar una app solo porque está de moda, sin entrar a valorar una serie de factores. De lo contrario, seguramente acabarás perdiendo dinero, productividad y mucho tiempo.

Mi respuesta a si, como negocio, te puede interesar tener una aplicación móvil es un ambiguo “depende”. Aquellos negocios cuya app ha tenido al menos un éxito moderado han visto como sus clientes disponían de mayor información sobre su proyecto dada la posibilidad de poder acceder desde cualquier lugar y en cualquier momento.Las app también ofrecen la posibilidad de hacer compras de manera inmediata desde cualquier lugar. Pero la cuestión que debe plantearse siempre un negocio o profesional, por mucho que exista un mercado en pleno boom de crecimiento como es el móvil, es si le resulta rentable desarrollar una app.

La respuesta está en el objetivo (objetivos) que pretendamos conseguir con dicha app, el público al que nos dirigimos y el retorno de la inversión (de cualquier tipo) que deseamos obtener. Cada negocio tiene sus particularidades, pero, por términos generales, conviene responder las siguientes cuestiones.

1. Objetivo de la app: ¿captar? ¿fidelizar? o ¿vender ?:

Para alcanzar cualquiera de los tres objetivos anteriores una app puede ser de utilidad. Es una forma masiva de captar clientes a través de los dispositivos móviles, ofreciéndoles algo diferenciado al resto de las plataformas ya sea nuestros productos o nuestros contenidos.

2. Público al que se dirige la app:

Este punto depende de los objetivos fijados en la etapa anterior: una vez tengamos el/los objetivo/s marcados, sabremos a quién tenemos que dirigirnos. ¿Qué tipo de segmento quiero que utilice mi aplicación móvil? Por ejemplo: joven (20-35 años) y early adopter, es decir, de los primeros en enterarse y adoptar las novedades tecnológicas. Quizás si mi público objetivo está dominado por una clase de perfil no familiarizado con las nuevas tecnologías, ofrecerles una App carezca de sentido.

3. Retorno de inversión de la app (ROI):

Este punto depende de las respuestas a las dos preguntas anteriores. ¿Qué quiero conseguir con la app? ¿Imagen de marca, otro “escaparate” online, vender más, diferenciarme de la competencia, tener un producto diferente, etc.?

Pongamos un ejemplo: tengo una consulta de pediatría y conozco una forma de crear la app de mi negocio. Lógicamente no voy a poder facturar consultas a través de una app: mi público quiere llamar, pedir cita y facturar en persona o con la tarjeta de la aseguradora. Pero sí que puedo crear otro escaparate online, además de mi página web, para darme a conocer.

De ese modo gano la posibilidad de que nuevos usuarios me conozcan por las app stores y puedo decir a mis clientes en mi consulta (boca-oreja, con un cartel de app en la puerta y en la web etcétera) que mi consulta de pediatría tiene una app donde pueden ver quién soy y qué hago y conocer mis servicios. Que lo pueden mirar desde donde quieran. ¿Beneficios?: la posibilidad de ganar nuevos clientes (captación), generar imagen de marca, ofrecer la idea de una empresa moderna y la posibilidad de ofrecer a mis clientes el acceso a mi información en todo momento.

En definitiva, las empresas necesitan profesionales  capaces de elegir la mejor solución móvil para sus negocios. En este sentido, en Tecno Web te ofrecemos la formación que necesitas para dominar los negocios y el marketing móvil… ¿Quieres más información? ¡Entra en nuestro programa!